The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring (El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo)

Esta película bien podría ser una de las maravillas más grandes que hayan pasado frente a mis ojos, y una de esas cosas que no olvidaré sin importar cuantos milenios pasen. Porque, vengan y les contaré un secreto en el oído: esta película es uno de mis primeros grandes contactos con el cine de alta calidad, esos que iniciaron mi carrera como cinéfilo, tal vez el que inauguró mi etapa de adolescente adicto a las pelis. Ciertamente es un film importantísimo en mi vida, aunque debo admitir que no seria hasta años después, cuando vi 2001: A Space Odyssey que me enamoré perdidamente del séptimo arte. Pero sigue siendo un monumento para mí, un film que no envejecerá y que atesoraré con cariño (bueno, a nadie le interesa).

Recuerdo lo extasiado que quede al ver por primera vez esta casi obra maestra del señor Peter Jackson. Mis ojos que estaban acostumbrados a las mismas cosas mediocres de siempre quedaron sorprendidos al observar tanta belleza. Porque puede que sea una peli comercial, pero es de aquellas magistralmente hechas, donde el presupuesto gastado está bien gastado y donde tanto espectador como crítico especializado pueden disfrutar. Este peliculón me marcó de buena manera. Creo que a partir de este punto fui capaz de ver cuando un film era bueno y otro malo. El señor de los anillos es probablemente una de las mejores trilogías de la historia. La pongo tercera en mi ranking personal de trilogías.



El asunto sobre esta peli es que es hermosa. Ese es el adjetivo acertado, hermosura, belleza. Esta película es una maravilla visual, tus ojos irán de aquí hacia allá en la pantalla, extasiados, bañándose en las imágenes de poderío grandioso que se grafican perfectamente, sean efectos especiales bien producidos o paisajes paradisíacos impensados. Ningún fanático podría quedar descontento de esta belleza con la cual se logra retratar en forma casi perfecta el mudo mágico de Tolkien. Incluso los mayores frikis del mundo conocido tendrán que estar de acuerdo conmigo en este punto.

Peter Jackson demuestra su gran talento como director que habíamos videado previamente en Braindead y Heavenly creatures, esta vez jugando en terreno más pop, pero que no defrauda. Al contrario, aprovecha esto de gran manera sus conocimientos y logra crear un ambiente perfecto, mágico, agradable a los sentidos. Gracias a él, el género fantástico volvió a ponerse de moda en el cine, aunque no sé si eso es bueno o malo. En fin, nada que decir sobre Jackson, acá está impecable.

En cuanto al guión, es bueno considerando que está basado en una de las obras maestras más grandes de la literatura, y obviamente se concede algunas licencias. Ya se imaginarán el trabajo de adaptar este monstruo. Algunas cosas molestan de pronto, pero no soy tan idiota como para ponerme a criticar que no apareció Glorfindel o que el concilio de Elrond debería durar una hora de película. Esto es cine.

La película es hermosa y viaja de forma brillante, llevando al espectador por sitios perfectos, mostrando varias grandes escenas. Es larga, pero los libros también lo son así que hay que hacerles justicia. Son tres horas y un poquito más de buen cine, que sólo cansa por breves momentos. Lo mejor de todo es que encontrarás que a medida que avanza se pone mejor, así que no te aburrirás (espero).

Gran película, con buenas actuaciones en su mayoría, gran fotografía, buena dirección. Visualmente es hermosa e imperdible. Un excelente film para ver con amigos.


Previous
Next Post »

PUBLICAR COMENTARIO