Violeta se fue a los cielos

El cine chileno venía necesitando un producto de este calibre, que ya de por si me atraía como imán. Porque, verán, gracias a mi grave melomanía,Violeta Parra es uno de mis artistas favoritos de toda la historia. Por ello mismo me sentía tan extasiado al oír la noticia de que una película con su nombre se venía acercando.

Pues bien, en un principio tuve miedo de que fuera la típica producción chilena, pero después de salir del cine tenia una sonrisa curvando mi boca. Había asistido a ver un film realmente muy bueno, con actuaciones inesperadamente brillantes, ambientación realmente hermosa que me recuerda al cine europeo y un juego de cámaras que, si bien no es nada de otro mundo, supera con creces el medio nacional.



La mayor parte de mis elogios irán en dirección de Francisca Gavilán, quien se manda una interpretación sencillamente magistral, un retrato viviente de la querida Violeta. La música obviamente es otro punto alto, hermosa, tocante, precisa. Y bueno, siendo fan de Violeta Parra no puedo pedir más.

Muy buena, en serio. Lo mejor de Chile desde años.


Previous
Next Post »

PUBLICAR COMENTARIO