The Good Life (La buena vida)

He aquí una de esas películas infravaloradas. Esta cinta si la ves a simple vista parece una de esas películas que tratan de meterte por la boca discursos filosóficos para alzarse como compleja y obra inteligente. Pero a pesar de dar esa imagen, todo está tan bien elaborado que a pesar de la confusión simplista que inspira el film, los mensajes llegan crudamente.

Si eres un querendón de los dramas se te hará interesante y hasta genial, en cambio si lo que buscas es otra cosa, seguramente la película terminará por aburrirte.


El guión no está nada de mal a pesar de cruzar por laberintos. Las actuaciones están muy bien cuidadas, sobre todo la del protagonista Mark Webber en el rol de Jason, un joven que sufre del virus del VIH  y como secuela, patologías y complejos mentales, o más bien confusión acerca de la vida. Sin duda, su actuación me hace recordar a Gyllenhaal interpretando al gran Donnie Darko.

Y por supuesto, no puede dejar de destacar a la bellísima Zooey Deschanel, debido a esos cristales azulados es inevitable agregar unos puntitos extras a la calificación final de este film.


Previous
Next Post »

PUBLICAR COMENTARIO