I'm not there

Estamos ante una notable experimentación por parte del director Todd Haynes: se trata de una obra en la cual se analiza y se da rienda suelta a uno de los personajes más grandiosos y enigmáticos de la cultura popular, el enorme Bob Dylan. En esta cinta, el artista es dividido en 6 personajes diferentes que representan cada parte de su personalidad. La película viaja a través de los tiempos y la contracultura americana, representando con maestría los escenarios donde se movió el querido señor Zimmerman.


A mis ojos, la gran línea que une a todo el film es sin duda la música de Dylan que, siempre tan íntima y personal, crea un retrato perfecto que enlaza a los 6 rostros de la moneda para llegar a un único resultado final. Por cierto, no hay que pasar por alto los homanajes a Fellini 8 1/2 y a A hard day's night.


Por sobre todo me quedo con la fantástica actuación de Cate Blanchett como Jude Quinn, el atormentado cantante de rock que representa a Dylan en su etapa de "traición" a sus raíces folkys. Su cualidad andrógina y actitud de ácida rebeldía me enamora por completo.

El único posible defecto es que puede resultar insufrible ver, o más bien comprender, el film sin ser un fan de Bob Dylan. Como su seguidor no tengo problema en unir las piezas y los personajes que representan su vida entera, pero cualquiera que no sepa algo de él podría ver una peli sin dirección concreta.

Por lo demás es una correcta pieza de arte, con calidad visual y actuaciones memorables.  Recomendable.


Previous
Next Post »

PUBLICAR COMENTARIO